Si hay vida extraterrestre fuera de nuestro Sistema Solar, los científicos apuestan a que está en Europa, la luna helada que orbita alrededor de Júpiter.

De hecho, los investigadores de la NASA lo creen cada vez con más fuerza y por eso tienen pensado enviar dos misiones al satélite en un futuro cercano. A la distancia, la luna Europa (no mucho mayor que nuestra propia Luna) parece estar cubierta de garabatos hechos por un niño de dos años.

De cerca, vemos que estas marcas son en realidad grietas en el hielo, muchas de las cuales están rellenas de un contaminante desconocido de color parduzco.

El resto de la luna tiene una superficie tortuosa, irregular, como si enormes bloques de hielo se hubiesen desplazado y dado vuelta en medio de un lodazal.

La gravedad del planeta ayuda a crear fuerzas de marea que expanden y encogen el satélite. Pero las fuerzas que han creado el terreno rugoso de Europa pueden explicarse mejor por las plataformas de hielo que flotan sobre un océano de agua líquida.

El líquido podría extenderse hasta una profundidad de entre 80 y 170 km en el interior del satélite, lo cual quiere decir que Europa podría tener dos veces más agua líquida que la que hay en todos los océanos de la Tierra Y aunque el agua es un prerrequisito vital para la existencia de vida, es posible que Europa tenga otros también, como una fuente de energía química para sostener vida microbiana.

Es más, puede que el océano se comunique con la superficie a través de varios medios como por ejemplo burbujas cálidas de hielo subterráneo que suben por la plataforma helada. sí, estudiar la superficie podría ofrecer claves de qué esconde la luna en su interior.

 

Publicado en Astronomía
Jueves, 09 Marzo 2017 11:34

¿Vida después de la muerte?

Médicos canadienses de una unidad de terapia intensiva han observado un fenómeno al que son aún incapaces de encontrar explicación: pese a habérsele retirado el sistema de soporte vital a un paciente, este siguió manifestando actividad cerebral persistente durante diez minutos después de muerto, según un artículo publicado por científicos de la Universidad de Ontario Occidental en la revista 'Canadian Journal of Neurological Sciences'.

 

Después de que se les retirara el mismo soporte vital a cuatro personas analizadas, la actividad solo registró en una de ellas. Los doctores intentaron encontrarle pulso, presión arterial y la reacción de las pupilas, pero no hallaron otras señales de vida.

 

Los científicos no encuentran ninguna explicación a lo sucedido. Aconsejan no extraer conclusiones demasiado pronto, dado que es un caso aislado y sin precedentes. Además, barajan la posibilidad de que se haya producido un error en el material médico.

 

 

Publicado en Notas Curiosas

Un equipo de científicos del University College de Londres (Reino Unido) ha hallado fósiles de microorganismos que podrían tener más de 4.200 millones de años y sería el más antiguo descubierto en la Tierra hasta la fecha.

Estos especialistas han encontrado a esos seres, más pequeños que el ancho de un cabello humano, en formaciones rocosas de Quebec (Canadá), pero habrían vivido en los respiraderos calientes de los océanos que cubrían nuestro planeta a temperaturas de alrededor de 60 ºC.

Los investigadores estiman que este descubrimiento es la prueba más destacada de que organismos similares podrían haber evolucionado en Marte debido a que, en esa época, todavía poseía océanos y una atmósfera.

Por este motivo, la búsqueda de fósiles similares en el planeta rojo supondría la mejor oportunidad para encontrar evidencias de que existió vida extraterrestre e incluso el astrónomo Martin Rees contempla la opción de que vidas similares se desarrollaran al mismo tiempo en ambos planetas.

Los microfósiles más antiguos que se conocían hasta el momento fueron encontrados en Australia Occidental y fechados hace alrededor de 3.400 millones de años, una información que provocó que los especialistas en la materia especularan que la vida comenzó hace alrededor de 3.700 millones de años.

Sin embargo, este nuevo panorama abre las opciones de que los primeros seres vivos de la Tierra se surgieran hace 4.500 millones de años, solo 100 millones de años después de la formación de la Tierra.

Publicado en Astronomía

Hace casi una semana pudimos conocer la existencia de un sistema estelar a 39 años luz de distancia, el cual alberga 7 planetas similares a la Tierra, tres de los cuales se encuentran en la zona habitable. Los científicos han anunciado que un cuarto planeta también podría ser habitable, si consideramos otras condiciones.

Si los hallazgos del estudio son correctos, eso quiere decir que TRAPPIST-1h (el planeta más lejano de los descubiertos en esta estrella, que actualmente es considerado un exoplaneta helado), podría ser capaz de albergar océanos. 

Los astrónomos definen la zona habitable dependiendo de dos moléculas relacionadas a la vida en la Tierra: dióxido de carbono y agua. Según esta definición, la energía solar es tan escasa en la región externa de la zona habitable que el CO2 se congela, como sucede en Marte. En cambio, en la región interna la temperatura está por encima del punto de evaporación, lo que quiere decir que es muy caliente y los océanos pueden evaporarse, provocando un efecto invernadero acelerado. Esto podría haber sucedido en Venus hace muchísimo tiempo.

 

Uno de esos gases es el hidrógeno. Hace años los científicos propusieron que los planetas con atmósferas gruesas y llenas de H2 podían mantener la temperatura lo suficientemente cálida como para soportar agua líquida, incluso a una distancia de hasta 10 UA (unidades astronómicas), la misma que tiene Saturno con respecto al Sol. No obstante, ¿puede un planeta rocoso mantener una atmósfera rica en H2 durante los miles de millones de años necesarios para que la vida evolucione? Después de todo, el H2 es una molécula extremadamente liviana que puede escapar hacia el espacio.

Los astrónomos esperan comenzar a observar las atmósferas de planetas rocosos cercanos, para buscar señales de vida, con el lanzamiento del telescopio espacial James Webb en el 2018.

Publicado en Astronomía

La  astrofísica  Jillian Scudder de la Universidad de Sussex en Reino Unido, ha revelado  que día  en nuestro planeta va a durar 25 hrs.

Cada año la Luna, frena la rotación de la Tierra; el satélite natural recibe poca energía del planeta, así que permanentemente se está alejando de él.

Mediante los datos proporcionados por el retrorreflector instalado en la Luna por la expedición Apolo 11 en 1969, y ahora los científicos descubrieron que en los últimos 100 años la rotación de la Tierra se ha frenado 0,0014 segundos.

Al elegir el resultado promedio de estos números, 0,002 segundos, se puede calcular que para alentar la rotación del planeta 0,5 segundos, se necesitan 25,000 años. Como bien sabemos una hora cuenta con 3,600 segundos, y para poder frenar el movimiento de la Tierra por una hora, tendríamos que esperar cerca de 180 millones de años.

 

Publicado en Notas Curiosas

Según un artículo publicado en la revista Nature Astronomy, explica cómo  la  superficie de Luna resultó estar cubierta de una cantidad enorme de oxígeno emitido por planetas y microbios terrestres.

Los supuestos ‘rastos de vida ‘ en la Luna  los descubrió el astrónomo Kentaro Terada y sus colegas después de revisar los datos recopilados por la sonda lunar Kaguya.

En abril del 2008,  en Kaguya, se encontró en una órbita muy peculiar, en una línea recta que cruzaba el Sol, la Tierra y la Luna.

Las mediciones que realizó la sonda, mostró algo que tomó desprevenidos a los científicos: el viento solar trae una cantidad grande de iones y moléculas de oxígeno de la atmósfera terrestre a pesar de que la Tierra posee un ‘escudo magnético’.

Las muestras de oxígeno tienen origen biogénico y fueron sintetizadas oír microbios, plantas y algas. Estas muestras se han estado almacenando en la Luna durante millones de años.

Publicado en Astronomía

A medida que continuamos la búsqueda de mundos habitables más allá de nuestro sistema solar, cada vez más estamos encontrando más candidatos cerca de casa.

hay un pequeño exoplaneta rocoso dentro de la llamada "zona habitable" en Proxima Centauri, una  pequeña estrella enana roja justo al lado. Pero hay más y los astrónomos están empezando a identificar cuáles de estos extraños mundos nuevos podríamos pronto echar un vistazo a la próxima generación de telescopios avanzados en la Tierra y en el espacio.

Conocido por albergar a tres exoplanetas, el sistema Wolf 1061 es interesante, ya que podría ser un objetivo para el Telescopio Espacial James Webb de la NASA que está programado para lanzarse en 2018

Ubicados en las zonas habitables de las estrellas, los exoplanetas (como el de Wolf 1061) se piensan que no son ni demasiado calientes ni demasiado fríos para que el agua líquida persista en sus superficies. En la Tierra, donde hay agua líquida, hay vida, y si hay agua en estos mundos, también podría haber vida allí.

Así que si podemos caracterizar adecuadamente las atmósferas exoplanetarias, podríamos, algún día, ser capaces de detectar las sustancias químicas que pueden revelar información sobre cualquier "biomarcadores" que puedan estar presentes - químicos que revelan la presencia de procesos biológicos.

Publicado en Astronomía

El planeta enano Ceres, con sus 950 kilómetros de diámetro, es uno de los tres cuerpos celestes del Sistema Solar que contiene agua en sus polos (lugares que nunca reciben la luz del Sol). La temperatura en estos puntos permanece por debajo de los-150 °C

Se conoce que el agua congelada de Ceres se encuentra en cráteres ubicados en las regiones oscuras. Ahora los científicos han confirmado recientemente que estos depósitos apuntan a la existencia de océanos subterráneos que pueden albergar vida.

"Los volcanes helados que hemos encontrado sobre la superficie de Ceres presentan una alta cantidad de hielo en su interior", considera Thomas Platz, doctor en ciencias de la Tierra del Instituto Max Planck para la investigación del Sistema Solar en Alemania. "En este momento estamos investigando la presencia de océanos bajo la superficie. Si estos existen, técnicamente es posible que haya vida en ellos", asegura Platz, aunque personalmente se declara escéptico al respecto.

Utilizando un método de análisis por radiación, el equipo de investigación de Platz ha descubierto más de 600 cráteres en las zonas de sombra perpetua de este planeta enano, el más cercano al Sol. Ceres, que se encuentra en el cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter, es un cuerpo de especial interés para los científicos, pues se lo considera un 'testigo viviente' de la época del nacimiento del Sistema Solar. 

Publicado en Astronomía

En los últimos años, los expertos han detectado en las enanas marrones, bautizadas como 'estrellas fallidas' (ya que contienen los mismos materiales que una estrella pero con muy poca masa para brillar) unas características que permiten clasificar a estos objetos como planetas mayores. Se trata de la presencia de plomo y 'nubes' minerales, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno y carbono en su atmósfera.

Estas, son las condiciones de vida adecuadas para los microbios en las atmósferas de las enanas, si el tamaño de estos microbios es diez veces menor que el de las típicas bacterias terrestres.

De esta manera, la vida extraterrestre no siempre necesita de planetas para evolucionar y sobrevivir, de acuerdo con los científicos. 

Asimismo, en teoría, en las enanas marrones podrían existir organismos más grandes si en las atmósferas de estos cuerpos celestes hay poderosas y ascendentes corrientes de aire, como las de Júpiter y Saturno.

Publicado en Astronomía

El físico británico Stephen Hawking ha pronosticado que el ser humano no sobrevivirá otros 1.000 años a menos que encuentre otro planeta en el que vivir, con lo cual debemos seguir explorando el espacio "para escapar de la frágil" Tierra.

Durante una conferencia en Oxford, Hawking recordó "el gran cambio" que ha experimentado nuestra comprensión sobre el universo en los últimos 50 años, se mostró "feliz" por haber contribuido a ese proceso y estimó que estar vivo e investigar sobre física teórica en 2016 resulta "glorioso".

"El hecho de que los seres humanos, que somos meras partículas fundamentales de la naturaleza, hayamos sido capaces de tener este entendimiento tan cercano sobre las leyes que nos rigen y sobre el universo es, sin duda, un triunfo", consideró este científico.

En relación a los "ambiciosos" experimentos que están pendientes de realizarse para otorgar una imagen más precisa del universo, el físico destacó la cartografía de la posición de miles de millones de galaxias y la utilización de superordenadores, como Cosmos, para comprender mejor la posición de la Tierra.

Sin embargo, casi todas las últimas predicciones que Stephen Hawking ha realizado en los últimos meses han sido pesimistas. En enero, este científico ya advirtió que los avances en la ciencia y la tecnología ponían en riesgo la continuidad de la humanidad, debido a que derivarán en "nuevas vías por las que las cosas pueden terminar mal". Además, en septiembre nos llamó a abandonar la Tierra y colonizar otros planetas.

Publicado en Ciencia y Tecnología
Página 1 de 5