Descubren un raro tipo de células en el cerebro humano (tampoco vistas en animales)


Se trata de unas neuronas situadas en la zona cerebral responsable de los sentidos de la vista y el oído.


(RT)- Dos grupos de científicos de diferentes lugares del mundo han descubierto en humanos una rara neurona nunca vista antes, ni siquiera en animales, informa Live Science. Investigadores del Instituto Allen para las Ciencias Cognitivas (Seattle, EE.UU.) hallaron la célula en el cerebro de un hombre fallecido de mediana edad. Al mismo tiempo, sus colegas de la Universidad de Szeged (Hungría) dieron con lo que luego bautizarían como 'neurona rosa mosqueta' en tejidos cerebrales vivos extraídos quirúrgicamente. Eran las mismas células.

Ambos grupos de expertos descubrieron que las neuronas rosa mosqueta constituyen el 10 % de la primera capa del neocórtex, la parte de la corteza cerebral que evolucionó más recientemente y que está involucrada en los sentidos de la vista y el oído.


Reconstrucción digital de la neurona de fruto de rosa / Tamas Lab, University of Szeged

Asimismo, detectaron que la neurona actúa como inhibidora en relación a las células piramidales con las que está conectada. Las neuronas piramidales son neuronas excitadoras que constituyen hasta dos tercios de todas las existentes en la corteza. En palabras del científico Trygve Bakken (Instituto Allen), "tienen el potencial de 'poner freno' a la excitabilidad" de las neuronas piramidales. Sin embargo, aún no se sabe cómo este comportamiento influye en el funcionamiento del cerebro, admitió.


¿Exclusivamente humana?


La neurona rosa mosqueta no fue encontrada en la especie favorita de los expertos, los ratones, lo que podría indicar que se trata de células exclusivamente humanas. La ausencia de esta célula en el cerebro de estos pequeños mamíferos ha reabierto la polémica sobre si los resultados de los estudios en estos animales deben ser aplicados a nuestra especie.


"Los ratones han sido un maravilloso modelo para comprender cómo funcionan los cerebros y pueden ayudarnos a comprender cómo lo hacen los humanos", explicó Bakken.  Con todo, "el hallazgo de que una parte del circuito no se encuentra en ratones apunta a la necesidad de estudiar el tejido humano real", añadió.


Michell León

mleon@tercermilenio.tv

www.gaia.com/jaimemaussan


0 vistas

Copyright © 2018 Tercer Milenio Studios, todos los derechos reservados.

5250-2880   5250-2704

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono

Explora Tercer Milenio

Redes Sociales

  • Icono social Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Instagram

Secciones