Copyright © 2018 Tercer Milenio Studios, todos los derechos reservados.

5250-2880   5250-2704

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono

Explora Tercer Milenio

Redes Sociales

  • Icono social Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Instagram

Secciones

EXPLOTA METEORO CERCA DE BASE MILITAR NORTEAMERICANA

La NASA detectó recientemente un objeto volador desconocido que, quintuplicando la velocidad de un misil balístico intercontinental, explosionó en los cielos de Groenlandia relativamente cerca de una base aérea estadounidense. “Los sistemas de sensores del gobierno de EE. UU. detectaron una bola de fuego sobrevolando Groenlandia el 25 de julio de 2018 a una altitud de 43,3 km. La energía de la explosión se estimó en 2,1 kilotones”, anunció en su cuenta de Twitter, Ron Baalke, un explorador espacial del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA en Pasadena, California. Acto seguido, el director del Proyecto de Información Nuclear para la Federación de Científicos Americanos, Hans Kristensen, confirmaba públicamente las observaciones de Baalke agregando que la detección se realizó desde el “Radar de Alerta Temprana de Misiles de la Base Aérea de Thule”. “Todavía estamos aquí”, indicó Kristensen arrojando un poco de luz sobre lo que a priori algunos podrían haber considerado una amenaza balística, “así que [las fuerzas aéreas] concluyeron correctamente que no fue un primer ataque ruso”, conjeturó. “Hay casi 2.000 bombas nucleares en alerta, listas para ser lanzadas”.





De acuerdo a los registros de la NASA, efectivamente, un objeto de tamaño desconocido viajaba a 24,4 kilómetros por segundo (más de 85.000 km/h) a 76.9 grados de latitud norte, 69.0 grados de longitud oeste (aprox. En Thules, Groenlandia), el 25 de julio a las 11:55 p.m. Según comentó el astrónomo y comunicador científico, Phil Plait, para la web televisiva SyFy, el meteorito hizo un largo recorrido a toda velocidad antes de quemarse a unos 40 kilómetros a nivel del suelo. La mayoría se consumen mucho antes, ya que suelen ser tan pequeños como un grano de arena, determinó. La liberación de energía que produjo la explosión del meteorito se equipara a la detonación de 2.100 toneladas de explosivos TNT, valoró. Tras una serie de indagaciones matemáticas, el divulgador científico concluyó definiendo que su tamaño se asemejó al de un automóvil pequeño. “¡Mucho más grande que un grano de arena!”, enfatizó señalando que aquello explicaba su amplia penetración en la atmósfera y la fuerte descarga de energía “equivalente al brillo de varios miles de millones de bombillas de 100 vatios durante algunos segundos”.


Aunque Plait reconoce que fue una suerte para todos que explotara a tanta altitud para así no causar daños, también subrayó que el suceso no representaba una gran amenaza en comparación con los más de 1.500 heridos que dejó la explosión de 500.000 toneladas de TNT (algo parecido a una pequeña bomba nuclear de medio megatón) provocada por el impacto del asteroide Chelyabinsk (una roca de 19 metros de diámetro) en 2013. La NASA define a las “bolas de fuego” como “meteoros excepcionalmente brillantes” que pueden ser observados desde distancias lejanas, describiendo tales meteoros (o estrellas fugaces) como las estelas visibles dejadas por los meteoritos al ingresar en la atmósfera. Con frecuencia se catalogan como “bólidos”, según la agencia aeroespacial, a las “bolas de fuego” que explotan sin tocar tierra, debido a las grandes presiones y al calor que empiezan a soportar en forma de fricción desde que entran en nuestra atmósfera.


Credito: www.bles.com

310 vistas