La NASA envía señal a una estrella a 13 m il millones de millas de distancia y recibe respuesta...

Ingenieros del equipo Voyager desenterraron datos de décadas de antigüedad para enviar un mensaje a la intrépida nave espacial a 13 mil millones de kilómetros de distancia, pidiéndole reutilizar propulsores que no han sido disparados desde noviembre de 1980. Sorprendentemente, incluso viajando a la velocidad de la luz, la señal tomó Más de 17 horas para viajar desde la NASA hasta la Voyager 1 en el espacio interestelar. El ingeniero de propulsión a chorro Todd Barber dijo: "El estado de ánimo era de alivio, alegría e incredulidad después de ver a estos propulsores bien descansados ​​levantar el bastón como si no hubiera pasado nada de tiempo". La Voyager 1 usa los propulsores para orientarse y poder enviar. Mensajes a la Tierra a medida que se adentra en el espacio no explorado. Después de que la información enviada a la Tierra reveló que los propulsores diseñados para permitir que la nave se comunicara con la Tierra estaban perdiendo poder y que tenían que trabajar más arduamente, los ingeniosos ingenieros de la NASA pudieron encontrar una solución a miles de millones de kilómetros de distancia. La prueba del propulsor se diseñó para ver si los propulsores de “maniobra de corrección de la trayectoria” (TCM) podrían asumir el trabajo de los “propulsores de control de actitud” fallidos y agregar años a la vida útil del satélite.

El equipo del Voyager se entusiasmó cada vez más con cada hito en la prueba del propulsor". Los propulsores TCM se usaron por última vez durante un sobrevuelo histórico de Saturno antes de que la Voyager 1 se convirtiera en el primer objeto hecho por el hombre en ingresar al espacio interestelar. El ingeniero jefe Chris Jones dijo: "El equipo de vuelo del Voyager extrajo datos de décadas y examinó el software que estaba codificado en un lenguaje de ensamblador obsoleto, para asegurarnos de que pudiéramos probar los propulsores de manera segura".



En el vacío de espacio, las bocanadas medidas en solo milisegundos son suficientes para realizar las maniobras necesarias para permitir que el Voyager envíe y reciba información de la Tierra. La prueba fue un éxito tan sorprendente que es probable que los ingenieros de la NASA realicen una prueba similar en la Voyager 2, la nave espacial gemela a la Voyager 1, a pesar de que sus propulsores principales aún funcionan. La Voyager 2 está a punto de seguir su nave hermana y dar el salto histórico al espacio interestelar en las próximas semanas.

Descubre las más recientes investigaciones de #JaimeMaussan en exclusiva a través de www.gaia.com/jaimemaussan

0 vistas

Copyright © 2018 Tercer Milenio Studios, todos los derechos reservados.

5250-2880   5250-2704

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono

Explora Tercer Milenio

Redes Sociales

  • Icono social Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Instagram

Secciones