Los psicofármacos son un negocio redondo para las farmacéuticas.

En los últimos años el consumo de psicofármacos a venido en aumento en todo el mundo, con diagnósticos cada vez mas comunes como la depresión, ansiedad, o hiperactividad, alimentando un negocio redondo para las farmacéuticas pero con consecuencias devastadoras para quienes consumen estos medicamentos, orillándolos incluso al suicidio.


Así mismo, cada vez es mas común que niños desde temprana edad sean medicados con psicofármacos, niños que van desde los 2 años y que son catalogados por la psiquitria como enfermos mentales, por tener supuestamente déficit de atención e hiperactividad (T.D.A.H).


Uno de los fármacos mas comunes en niños es el metilfenidato o también conocido como Ritalin, un psicofármaco que incluso la propia Administración de Control de Drogas de EE.UU. (DEA), clasifica así como a otros medicamentos de este tipo, tan peligrosas como la cocaína.



Por desgracia, cuando se medica a un niño con psicofarmacos poco se sabe de los efectos que esto puede atraerles, ante esto, un estudio realizado por la Nordic Cochrane Centre en colaboración con University London College, revela que las personas menores de 18 años que toman psicofarmacos corren el riesgo de manifestar un comportamiento agresivo o incluso llegar al suicidio.


Quizás te preguntes: ¿De dónde vienen todas estas supuestas enfermedades como el llamado TDAH?.


Leon Eisenberg incluiría este padecimiento como una enfermedad mental en 1968, sin embargo 7 meses antes de morir, a los 87 años reconocería en una entrevista para el semanario alemán Der Spiegel o El espejo, que el TDAH “es un excelente ejemplo de una enfermedad fabricada”.


No solo en los niños, el uso de psicofármacos ha ido en aumento, esto también se presenta comúnmente en adultos. Según cifras de la Organización Mundial de Salud (OMS) "Los trastornos mentales comunes están en aumento en todo el mundo". Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50 por ciento, pasando de 416 a 615 millones de personas afectdas, por lo que cerca de 10 por ciento de la población mundial está afectado, pronosticando que para el año 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como México, por ende, el uso de los psicofármacos se ha ido incrementado.


Según el manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales conocido como DSM en su quinta edición publicado en 2013, existen más de 300 enfermedades mentales, este manual es catalogado como la biblia de la psiquiatría, ya que contiene las descripciones, síntomas y otros criterios para diagnosticar los trastornos mentales, por ello es usado por millones de profesionales en todo el mundo, sin embargo los diagnósticos carecen de una evidencia científica, por lo que diagnostican una enfermedad sin analizar estudios del paciente.


Ante esto, ¿quiénes son los que deciden que es una enfermedad mental y cúales no?.

Se trata de los miembros de La Asociación Americana de Psiquiatría, quienes mediante una votación deciden cuales son las enfermedades mentales a pesar de no tener ningún sustento científico, así mismo diversos doctores han sido acusados de recibir dinero por parte de la industria farmacéutica con tal de seguir diagnosticando cada vez más enfermedades. Esto saldría a la luz cuando The New York Times publicara un artículo en donde señaló que los doctores Joseph Biederman, Timothy Wilens y Thomas Spencer recibieron al menos 1 millón de dólares por parte de la industria farmacéutica con el fin de promover el uso medicamentos psiquiátricos en los niños.


Dentro de las principales farmacéuticas, al menos once laboratorios se han colocado entre las 500 mayores empresas de los estados unidos según la revista 'Fortune 500' de Forbes, farmacéuticas como Johnson & Johnson, Pfizer, Merck y Gilead. Además, algunas farmacéuticas han estado envueltas en escándalos por conflicto de interés, por ejemplo en 2012 la farmacéutica Pfizer acordó pagar multas por más de 60 millones de dólares por sobornar a médicos, reguladores y funcionarios públicos en países como Rusia, Bulgaria, Croacia, Kazajistán, Serbia, República Checa, China e Italia. Otro caso fue el de Johnson & Johnson, que en 2011 tuvo que pagar una multa de alrededor de 70 millones de dólares por sobornos médicos en Europa.


Por su parte el mercado mexicano de los psicofármacos alcanzan por si sólo cifras exponenciales, ya que en tan sólo ventas de antidepresivos en 2011 se generaron cerca de 180 millones de dólares al año, asi mismo los laboratorios que están en el mercado de medicamentos para la salud mental son Lilly; uno de los lideres en el sector con su medicamento Prozac, así mismo el laboratorio Lundbeck y Pfizer.


En México, el uso de psicofármacos ha ido en aumento no sólo en adultos, sino en niños, ante esto, ¿qué pasa con la autoridad mexicana, realmente existe un control para estos psicofármacos tan peligrosos?. La autoridad encargada de la autorización de todos los psicofármacos en el país corresponde a la La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), misma que depende de la Secretaría de Salud.



Ante el incremento de síntomas como la depresión, existen formas de combatir y mejorar nuestro estado de animo así como nuestra salud, sin recurrir a los psicofármacos, ya que muchos especialistas confirman que el mejorar la alimentación, el entorno y estilo de vida, ayudan a una mejorar estabilidad emocional y por ende aliviar síntomas como la depresión. Asi mismo es importante informarse antes de comenzar aplicar psicofármacos, buscar sus efectos y alternativas, ya que está más que comprobado que los psicofármacos no curan.



172 vistas

Copyright © 2018 Tercer Milenio Studios, todos los derechos reservados.

5250-2880   5250-2704

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono

Explora Tercer Milenio

Redes Sociales

  • Icono social Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Instagram

Secciones